satanismo.es.

satanismo.es.

Cómo hacer un hechizo de amor con magia negra

Introducción

El ocultismo es un tema controversial y que puede llegar a generar ciertos miedos e inquietudes entre las personas. Sin embargo, dentro de este mundo también encontramos prácticas que son catalogadas como magia negra y que son utilizadas por aquellos que buscan obtener un beneficio personal a costa de los demás. En este artículo hablaremos sobre cómo hacer un hechizo de amor con magia negra y los riesgos que esto conlleva.

¿Qué es la magia negra?

La magia negra es una práctica que utiliza la energía y los espíritus para conseguir sus objetivos sin importar las consecuencias. Se dice que esta práctica tiene su origen en la antigua Mesopotamia y que fue utilizada por los sumerios en la época cuneiforme. Posteriormente, fue adoptada por diferentes culturas y, en la actualidad, todavía es practicada por ciertas personas.

Los riesgos de la magia negra

La magia negra puede tener consecuencias muy graves para aquellos que la practican. Uno de los riesgos más importantes es que puede atraer a espíritus malignos que pueden causar daño físico o psicológico al practicante y a las personas que los rodean. Además, si el hechizo no es realizado correctamente, puede causar efectos negativos en el objetivo del mismo.

Otro riesgo es que puede tener consecuencias kármicas negativas, es decir, que las energías negativas generadas por el hechizo pueden volver hacia el practicante en algún momento de su vida.

¿Qué es un hechizo de amor con magia negra?

Un hechizo de amor con magia negra es una práctica que busca manipular a una persona para que sienta amor u obsesión por el practicante, sin importar si esto es ético o moralmente correcto. Este tipo de hechizos suelen ser utilizados cuando alguien desea tener una relación con otra persona pero esta no se encuentra interesada en ellos.

Materiales necesarios para hacer un hechizo de amor con magia negra

  • 1 vela negra
  • 1 fotografía de la persona que deseas enamorar
  • 1 cinta roja
  • 1 trozo de papel con tu nombre y el de la persona a la que deseas hechizar
  • Incienso de lavanda o jazmín
  • Aceite esencial de rosa
  • Sangre de un dedo del practicante

Paso a paso para hacer un hechizo de amor con magia negra

Antes de comenzar es importante tener en cuenta que este tipo de prácticas pueden tener consecuencias negativas. Si decides hacer este hechizo, hazlo bajo tu propio riesgo y responsabilidad.

  1. Enciende la vela negra y el incienso de lavanda o jazmín. Coloca la fotografía de la persona que deseas hechizar en frente de ti.
  2. Unta la sangre de tu dedo sobre la fotografía.
  3. En un trozo de papel escribe tu nombre y el de la persona que deseas hechizar. Dibuja un corazón alrededor de los nombres y dobla el papel tres veces.
  4. Coloca la fotografía debajo de la vela y enciende la cinta roja con el fuego de la misma.
  5. Recita el siguiente conjuro tres veces: "Por los poderes de la magia negra, haz que (nombre de la persona que deseas hechizar) sienta un amor obsesivo por mi. Que así sea".
  6. Coloca el papel con los nombres doblado dentro de la cinta roja y haz un nudo con ella, mientras sigues recitando el conjuro.
  7. Unta el aceite esencial de rosa en la cinta roja y colócala debajo de la almohada de la persona que deseas hechizar.
  8. Deja que la vela se consuma completamente y guarda la fotografía y el papel en un lugar seguro.

Recomendaciones finales

Es importante tener en cuenta que este tipo de prácticas pueden tener consecuencias graves para el practicante y para la persona que se desea hechizar. Además, es importante recordar que la manipulación y el amor a la fuerza no son éticos. Si deseas tener una relación con alguien, lo mejor es que te acerques a esa persona de manera natural y sin recurrir a prácticas que pueden dañar a otras personas.

Conclusión

La magia negra es una práctica que puede tener consecuencias muy graves para quienes la practican. Un hechizo de amor con magia negra es una forma de manipular a una persona para que sienta amor u obsesión por el practicante sin importar cómo esto pueda afectar a la otra persona o al practicante. Si decides hacer un hechizo de este tipo, hazlo bajo tu propio riesgo y responsabilidad y recuerda que siempre existen mejores maneras de acercarse a alguien que se quiere.